Diferenciando ando…

image-19795

Como antesala al post de la próxima semana, en el que una mami nos acompañará contándonos un poco de su experiencia con su pequeñita; consideramos importante hacer un pequeño resumen de la evolución del trastorno durante el tiempo..

Sería interesante empezar por describir de una manera sencilla, práctica y cuidadosa lo que es un trastorno mental y sus características, porque muchas veces suena como el monstruo grande que pisa fuerte, cuando la mayoría de veces, sino todas, son condiciones que acompañan tanto al paciente como a la familia y que no deben estigmatizar ni al paciente y su familia ni a la sociedad.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) los trastornos (mentales) se caracterizan por una combinación de alteraciones del pensamiento, las emociones, la percepción, la conducta y la relación con los demás, dentro de esta definición yo incluiría las alteraciones del desarrollo, y específicamente y en general este espacio como lo comentamos en el post pasado esta principalmente pensado para compartir acerca de dificultades o alteraciones en el desarrollo.

Hasta el 2012 existían distintas categorías diagnósticas, es decir una especie de “sub tipos” de este trastorno como el Síndrome de Asperger, o el Trastorno Generalizado del Desarrollo, lo que hoy en día se clasfica en una sola categoría la del TEA. Está científicamente comprobado que los TEA se pueden diagnosticar (y tienen un mejor pronóstico) a partir de los 18 meses de edad, lo que como padres y profesionales de la salud nos indica que mientras más temprano veamos alguno de los síntomas que a continuación presentaremos, tomemos cartas en el asunto y no esperemos que la brecha de desarrollo se haga cada ves más grande. Las primeras señales en un bebe entre 0 y 2 años son aquellas que normalmente se ven en los niños de un adecuado desarrollo, o lo que llamamos los que alcanzan los hitos del desarrollo, en el caso del TEA los primeros signos que podrían hacer que ahondemos un poco más en como está el desarrollo de nuestro bebe son los siguientes:

  1. La sonrisa social es escasa o no se presenta, es decir la sonrisa en los bebes es una primera señal de reciprocidad social lo que nos indica que está respondiendo al estímulo de los padres o los principales cuidadores. Y no nos referimos a la sonrisa como reflejo que incluso se puede observar desde la panzita de mamá, sino aquella sonrisa que le sirve como herramienta para relacionarse con el mundo y mostrar su bienestar sin palabras.
  2. Normalmente le puede costar mucho calmarse y se molesta sin razones aparentes, entendemos que de un niño pequeñito es de esperarse que se moleste y que los papis al principio no entiendan muy bien las necesidades o el tipo de llanto, pero en este caso la molestia es excesiva y es muy difícil calmarlo.
  3. Puede ser que incluso no presente la necesidad de que lo atiendan, es decir no está interesado en la interacción social.
  4. Una característica muy importante es la de tener dificultad para la imitación del juego cuando son pequeñitos, o tener un juego repetitivo y constante.
  5. Cuando son un poco más grandes y empiezan a tener más independencia por ejemplo al empezar a andar o gatear, una señal a la que debemos estar atentos es la falta de contacto visual o de respuesta a su nombre.

*Nota: Una señal importante también es cuando el niño hasta los 18 meses ha alcanzado ciertas habilidades esperadas y empieza a perderlas, es decir hay un retroceso en el desarrollo más no un retraso.

En general hasta antes de los 2 años lo que nos interesa es que el niño se conecte con el entorno, ya sea para divertirse, para sentirse protegido, o para quejarse y pedir que lo atiendan.

Poco a poco iremos tocando temas importantes sobre este trastorno y especificando cada una de las señales de las que hemos hablado hoy y ampliándolas.

Lo que considero importantísimo es transitar todo este proceso con mucha amorosidad y sobre todo con mucha información, sin estigmatizar a las familias, sino teniendo en cuenta que mientras estemos más atentos a las señales la recuperación y el tratamiento serán más efectivos. !No entren en pánico! Si bien tener un niño con un trastorno como este es complicado y duro para la familia, es una bendición aprender cada día de ellos y de como en “su mundo” todo es más normal de lo que es en la mayoría de nuestros mundos.

 

 

1 comentario en “Diferenciando ando…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s