¿Autismo en casa? … Oportunidad que pasa

autism-9-1-1 (1)

Aún seguimos esperando el testimonio de una mami que decidió acompañarnos en todo este emprendimiento, y es que si bien ella está muy entusiasmada por compartir sus experiencias con las demás familias y en general con el entorno involucrado en estas dificultades en el desarrollo, es difícil saber por dónde empezar este compartir, y es que ir hacia atrás en el tiempo y volver a transitar aunque sea en pensamiento este camino es difícil, no solo para ella sino para todos los que compartimos el entorno de un niño con TEA. Es por eso que el post de hoy está dirigido a dar algunos consejos de como acompañar el proceso tanto antes del diagnóstico como en lo que debería seguir como tratamiento, y el acompañamiento referido a cómo ayudar a un niño con un TEA en casa, y el tema del tratamiento continuaremos los siguientes posts en los que ahondaremos un poco más en el Análisis Aplicado de la Conducta y cuáles son sus beneficios.

Con oportunidad nos referimos específicamente a transitar la infancia y la singularidad del niño con TEA como un universo nuevo que enseña a enseñar y enseña también a aprender.

En primer lugar es importante considerar que cuando en la familia hay un niño con TEA no es que tengamos al autismo en casa, sino que tenemos un niño con autismo, y esto es importante tenerlo en cuenta ya que cualquier condición que padezca ya sea un adulto o un niño es una condición que lo ACOMPAÑA más no lo define ni lo condiciona. Habiendo dicho eso la primera recomendación que podríamos dar a las familias que sospechan de un TEA o que ya lo tienen diagnosticado es:

  1. INICIAR EL TRATAMIENTO LO MÁS PRONTO POSIBLE: Como sabemos durante los 3 primeros años de vida el cerebro atraviesa por una faceta estrepitosa de cambio y desarrollo, es decir en esta etapa de la vida el ser humano adquiere habilidades que perdurarán por el resto de su vida como por ejemplo, caminar y hablar. Como lo explica el especialista estadunidense Jhon Oates especialista en psicopatología del desarrollo “El desarrollo temprano del cerebro depende de que uno tenga las experiencias adecuadas; el cerebro joven es una parte muy reactiva y plástica del cuerpo, con un elevado número de neuronas y conexiones entre ellas”.

 

  1. LO QUE INTENTAMOS MODIFICAR ES LA CONDUCTA NO AL NIÑO: Una vez más la importancia de no DEFINIR al niño por la condición o los síntomas que presentan queda expuesta, ya que lo que trataremos de hacer con él es trabajar en las conductas que esperamos de él o en las que deseamos no estén más presentes, trabajamos en el enojo que el niño pueda presentar en ciertas circunstancias más no trabajamos con el niño enojado, trabajamos en las habilidades cognitivas que pueda ir adquiriendo más no trabajamos en el niño discapacitado, cada niño con o sin estas dificultades presenta un ritmo distinto de aprendizaje y crecimiento por lo que debemos respetar la individualidad de cada uno.

 

  1. NO TRATARLO COMO SI FUERA DIFERENTE: Muchas veces esta parte es la más complicada, ya que al observar objetivamente que nuestro hijo tiene distintas dificultades para desarrollarse “normalmente” lo que tendemos a hacer es a tratarlo con más cuidado, como si fuera más débil, engreírlo más de lo normal, ceder a sus pedidos aunque no los haga de manera adecuada, lo importante aquí es tener en cuenta que mientras más lo tratemos como si fuera un niño diferente será efectivamente más diferente. Cuando tengamos un niño con TEA o con alguna dificultad cognitiva, motora, social, etc. Lo que debemos hacer es tratar de imaginarnos lo que haría un niño de su edad, o como se comportaría normalmente un niño que tenga la misma edad y esperar que su comportamiento sea el más parecido a este.

 

  1. CONSISTENCIA Y CONCORDANCIA: Algunas de las habilidades que más debemos trabajar en el entorno y la familia de los niños con TEA es la consistencia por un lado y la concordancia por otro, son dos compañeras que nunca deben separarse. La consistencia está referida a ser constante en las decisiones que se toman y que se imparten al niño, un NO debe ser un NO desde el principio hasta el final no puede intentar ser un sí o un tal vez a la mitad de un berrinche o una pataleta, así como un SI debe ser un SI desde el principio hasta el final, esta consistencia ayudará a generar seguridad y límites en el niño y definitivamente ayudará al entorno a controlar mejor las situaciones desbordantes. Y con concordancia nos referimos a la congruencia que debe existir en todos los miembros de la familia involucrados en la crianza, lo que queremos decir con esto es que todos deben estar de acuerdo en que situaciones ese NO es un NO y ese SI es un SI, ya que el niño debe percibir esa consistencia en todos los miembros para no generar ambivalencias y en muchos casos alianzas.

Si bien es cierto cada niño es distinto en esencia y en conducta, seguir estas pautas en cada individualidad podría ser de ayuda para las familias que empiezan a lidiar con estos trastornos que muchas veces desconciertan a la familia y al entorno.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s